Home >

Blog de noticias

Categorías
Archivos
  • 2018
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2017
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2016
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2015
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Marzo

Humaniza tu diseño con chapa de madera natural

El reinado del diseño industrial parece llegar a su fin. Te contamos cómo el empleo de chapa de madera es una de las bazas del nuevo “slow design” para humanizar los espacios.

El diseño industrial es una tendencia que va siendo superada día a día. En un mundo dominado por las prisas, buscamos espacios en los que entres y te quieras quedar. La frialdad del cemento, el acero, el ladrillo visto… no ayudan a sentirnos a gusto en un espacio. Y esa debe ser la máxima que reine en el diseño de interiores.

Por oposición a esa corriente industrial surgió el “slow design”, que pone en el centro el bienestar del individuo. Su base son los espacios abiertos y conectados, pensados para disfrutar y compartir nuestro tiempo con los que nos rodean, y siempre respetuosos con el medioambiente. Cada nuevo diseño debe ser sostenible y por eso emplea materiales naturales, locales y ecológicos.

Chapa de madera natural: cálida y sostenible

La chapa de madera se revela como el material que aúna todo lo que este diseño necesita: aporta la calidez de la madera para crear una atmósfera acogedora y su sostenibilidad. Pero además, debido a su fino espesor, permite un mayor aprovechamiento de los recursos naturales, manteniendo sus característicos nudos, vetas, poros… como las de la Colección Carácter de Studio Natur de Finsa, potenciando así la singularidad de la madera.

Pero además la madera puede proceder del reciclaje y aprovechamiento de elementos que estaban destinados al desecho. Un ejemplo, son los troncos de robles centenarios u otras especies recuperados del fondo de los ríos. En este ambiente sin oxígeno su estado de conservación es óptimo y su conversión en chapa de madera permite aprovechar al máximo las cualidades decorativas de este material único y exclusivo.

Otro ejemplo serían estas chapas obtenidas del corte de vigas viejas, recuperadas tras años de servicio. En ellas abundan las grietas y todos oscuros propios de la madera envejecida por el paso de los años, que ahora pueden convertirse en suelo, revestimiento de pared, mobiliario…

Ese tono oscuro intenso que da el paso del tiempo se puede lograr de manera natural ahumando la chapa con amoníaco. El resultado es un acabado elegante y lleno de contrastes, que alterna es oscuridad con veteados dorados. Un procedimiento ideal para robles y otras maderas que contienen taninos, como el eucalipto que vemos aplicado aquí.

 

La industria del muebles también se apunta a esta tendencia de diseños más artesanales, con un absoluto respeto al material, como los italianos Riva, que introducen maderas de reutilización, o los holandeses Arco, que emplean exclusivamente madera de origen local. Y surgen empresas como Slow Wood, especializada en el asesoramiento sobre el uso de la madera en proyectos, residenciales o de contract.

 
 

Autor: Finsa Fuente: Finsa 2018-06-21